Jesús Manuel Erosa Argüelles

Jesús Manuel Erosa Argüelles

MERIDA, YUC.- Desde su infancia, en su natal Pichucalco, Chiapas, Jesús Manuel Erosa Argüelles tuvo una fijación casi obsesiva por el boxeo, pero como él mismo reconoce que no tenía las aptitudes ni la disciplina que requiere este deporte, muy pronto, adolescente, colgó los guantes tras unas palizas que recibió al subir al ring. Pero no se quedó con las ganas de seguir metido en ese ambiente y entonces decidió convertirse en réferi. Así empezó su carrera, en tierras chiapanecas y tabasqueñas, de pueblo en pueblo, hasta pagando por que le dieran la oportunidad de ser el tercer hombre en los cuadriláteros. Lo hacía de manera empírica, sin conocer el reglamento. "Yo me guiaba por lo que veía en las peleas que pasaban por televisión", recuerda.
Cuenta que en 1972 fue a la Comisión de Box de Chiapas, en Tuxtla Gutiérrez, a solicitar que le otorgaran una licencia oficial de réferi, pero como "me pedían 500 pesos para dármela y no tenía ese dinero, me regresé desilusionado a Pichucalco, aunque seguí refereando en los pueblos; me iba a Teapa, a Macuspana (en Tabasco) y a algunos lugares de mi estado. No ganaba nada, incluso yo pagaba mis pasajes, pero el box es mi pasión".

Su suerte cambió a finales de 1981, cuando, guiado por su padre, de origen yucateco y también empujado por las cenizas del volcán "Chichonal" que en esas fechas hizo erupción, emigró a esta ciudad, donde no sólo alcanzó la cumbre en su carrera de réferi, sino que hasta dejó el alcohol, que en su tierra "ya me tenía casi en la lona".

Aquí, dice en entrevista con SUR Proceso, "fui muy bien recibido", aunque apenas llegó le endilgaron el apodo de El Chichonal, algo que al principio le molestaba pero al paso del tiempo se acostumbró, al grado de que hoy día "me enoja que no me llamen así".

Actualmente, a sus 44 años, Jesús Manuel El Chichonal Erosa Argüelles, es réferi reconocido por la Comisión Mundial de Boxeo (CMB) y ha intervenido en casi 240 peleas profesionales, 2 de ellas de campeonato mundial, 30 de campeonato continental, 10 de campeonato internacional, 6 de Mundo Hispano y más de 10 de campeonato nacional.

Fue aquí donde Erosa Argüelles por fin tuvo en sus manos un reglamento oficial, obtuvo su licencia de réferi de la Comisión de Box de Yucatán y empezó a referear peleas de cuatro rounds, hasta que en 1987, en Cancún, tuvo la oportunidad de intervenir en un combate de 10 episodios, arbitrando a uno de los más grandes exponentes del boxeo mexicano: Humberto La Chiquita González a la postre campeón mundial minimosca, quien enfrentó a Jorge Cano, un pugilista noqueador por excelencia.

Precisamente de esa pelea eliminatoria, que por decisión ganó La Chiquita González

Por: Martin Morita

No hay comentarios. :

Mas noticias de Pichucalco